La crianza, las maternidades, las paternidades y las tareas de cuidado son temas tan relevantes como descuidados por el Estado y la sociedad ecuatoriana. ¿Qué dicen y cuáles son las propuestas de Luisa González (RC5) y Daniel Noboa (ADN)? Analizamos el único documento que no es ‘letra chica’ y que la ciudadanía puede hacer valer por medio de una revocatoria de mandato: los planes de gobierno. Una contribución del Área Científica de Habitación Propia para votar a conciencia y cobrar las promesas de campaña*.    

Autores de la investigación y el artículo de divulgación: Jorge Sánchez de Nordenflycht y María Fernanda Almeida.

Fecha de publicación: 10-10-2023 | Cuaderno: Crianza.  

Los planes de gobierno de los dos candidatos y organizaciones políticas que siguen en carrera para ganar las elecciones presidenciales del próximo 15 de octubre suman un total de 145 páginas y en ellas no aparecen ni una sola vez palabras y términos como aborto, embarazo adolescente, tareas domésticas, trabajo no remunerado, red de apoyo y métodos anticonceptivos

Imagen 1: nube de palabras con los términos de interés más mencionados en los dos planes de gobierno. 

Otros términos y palabras, como crianza, paternidad, padres/papás, recién nacidos, identidad de género, feminicidio, lactancia, derechos sexuales y planificación familiar, apenas se mencionan una vez sumando ambos planes.

No es extraña la escasez de estos términos en el imaginario de quienes van a gobernar el país hasta 2025. En Ecuador, la legislación y las políticas públicas en los temas que son del interés de nuestro laboratorio y de un creciente número de familias y personas en general, son deficientes o simplemente brillan por su ausencia. Tras eso hay una cultura machista que no reconoce la importancia de la crianza, de la mater-paternidad y del cuidado de niños(as) y adolescentes para el desarrollo íntegro, pacífico e igualitario de nuestras sociedades.  

Ninguno de los planes de gobierno incluye propuestas para abordar problemáticas urgentes como el aborto, el incesto y el embarazo de niñas y adolescentes, y tampoco para hacer frente a tareas pendientes como la retribución del trabajo doméstico y de cuidado, o el agilitamiento y democratización de los procesos de adopción.

En este análisis de discurso rescatamos lo que se ofreció y lo que los ciudadanos pueden cobrar al futuro presidente o presidenta.      

1. NOBOA 

Daniel Noboa Azín es guayaquileño, tiene 35 años, tres hermanos y tres hijos(as). En 2019, la mamá de su primogénita demandó al ahora aspirante presidencial por violencia psicológica e incumplimientos con los acuerdos de visitas y manutención.  

A su segundo hijo lo tuvo con su actual esposa, Lavinia Valbonesi, una influencer que habla de nutrición y vida saludable y que durante la campaña ha cargado en su vientre al segundo hijo de la pareja. A inicios de octubre de 2023, el niño tenía cuatro meses de gestación.  

Este embarazo ha tenido cabida en las intervenciones públicas de Noboa. En el segundo y último debate presidencial, realizado el 1 de septiembre, el candidato por ADN comenzó su mensaje agradeciendo al médico que, en la previa de la actividad organizada por el CNE, había atendido una urgencia obstétrica de Lavinia.   

Noboa es empresario y político. Es licenciado y magíster en administración de empresas y conducta organizacional por universidades de EE.UU.  

En 2010 empezó a trabajar en Corporación Noboa, la mega empresa del sector bananero de su familia, de la que llegó a ser director naviero y director comercial. Siendo muy joven también fundó su propia empresa (DNA Entertainment Group), dedicada a la organización de eventos.    

Su irrupción en política se produjo con su elección como asambleísta por Santa Elena, en  2021. Durante su breve periodo en la Asamblea, Noboa impulsó la llamada Ley de Economía Violeta, con la que se estableció que el periodo de lactancia materna puede ser de uso compartido con el papá. La ley fue criticada por diversas y numerosas organizaciones feministas que pedían dos licencias independientes y complementarias.      

El personaje público en cuestión es hijo de otro famoso empresario y político nacional: Álvaro Noboa, quien intentó cinco veces ocupar el sillón presidencial. La madre de Noboa también es figura pública y, a diferencia de su esposo, ha jugado un rol activo y preponderante en la campaña de Daniel.    

Todos estos antecedentes corresponden al perfil del emisor del discurso (plan de gobierno) y, en menor medida, al contexto en el que el discurso fue emitido. Deben tenerse muy en cuenta para leer en perspectiva y críticamente lo que viene a continuación. 

1.1. Promesas de gobierno    

En el plan de Noboa y ADN, la alianza política de centro-derecha que lo respalda, los términos que más se repiten en relación a los temas y conceptos que guiaron nuestro análisis son prenatal, con cuatro menciones, y parto, infancia y niños, con tres cada uno. Términos como  familia, gestantes, postnatal y malnutrición también tienen un par de menciones.   

A diferencia de su oponente en segunda vuelta, en su discurso oficial no aparecen términos relevantes como maternidad y paternidad, violencia de género o contra la mujer, sexualidad, derechos sexuales y salud sexual y reproductiva. 

Imagen 2: nube de palabras con los términos de interés más mencionados en el plan de gobierno de Noboa.   

El plan de gobierno enfatiza la necesidad de combatir la malnutrición materna priorizando la atención y el cuidado de la salud de las mujeres en estado de gestación. De hecho, se propone la creación de un “programa de atención nutricional prenatal”. El argumento apunta a que la malnutrición afecta el crecimiento del feto e impacta sobre el desarrollo cognitivo, físico, inmunológico y social de los niños(as) y futuros adultos:     

“La malnutrición materna combinada con la falta de asistencia y apoyo gubernamental se convierte en uno de los mayores problemas en el sistema de salud, una deficiente nutrición prenatal está asociada a un sin número de resultados negativos que impiden un correcto y saludable crecimiento fetal”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.28.  

“Los controles prenatales ayudan a detectar problemas futuros, la falta de estos seguimientos afecta directamente al crecimiento físico, cognitivo y el sistema inmunológico del niño, repercutiendo directamente en la calidad de vida del menor en su proceso normal de desarrollo”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN,  p.28. 

“Atención y asistencia a mujeres embarazadas dirigido al cuidado y apoyo para garantizar una gestación saludable y un parto seguro: a través de la creación de un programa de atención nutricional prenatal integral, para disminuir los riesgos y complicaciones del feto en su desarrollo (…)”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.29. 

“Acceso equitativo a servicios y programas de salud para las personas gestantes: garantizando el acceso a servicios de calidad con calidez y empatía, sin marginación o exclusión por las condiciones socioeconómicas o ubicación geográfica”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.29. 

De la mano con esto, en el documento también se desliza la idea de crear programas de asistencia emocional y psicológica para mujeres en estado de gravidez, así como programas de “seguimiento postnatal”:      

Programas de apoyo y asistencia emocional y psicológico a mujeres en estado de gravidez: precautelando el bienestar emocional en el desarrollo socio afectivo de la gestante y el feto con la finalidad de la detección temprana y atención de posibles trastornos mentales relacionados con el embarazo”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.29.

“Creación de programas de seguimiento postnatal: dirigidos a las madres en el cuidado del recién nacido, lactancia materna y salud física y mental post parto, con el objetivo de prevenir o mitigar trastornos psico afectivos/ cognitivo conductual, como depresión post parto”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.29. 

Por último, también se da un espacio relativamente amplio a la prevención de la violencia y la promoción del respeto a las diversidades sexuales desde la infancia, con el apoyo de las escuelas y, en menor medida, de las familias.     

“(…) La prevención de la violencia debe comenzar desde la infancia. Promover la educación en valores, el respeto a los demás, la tolerancia y la no violencia son fundamentales para formar ciudadanos responsables y pacíficos. Las escuelas, con el apoyo de las familias, deben jugar un papel clave en este proceso”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.19. 

“Promover la No Discriminación y la Igualdad de Oportunidades: impulsaremos programas de sensibilización destinados a educar a la sociedad sobre las identidades y orientaciones sexuales y de género diversas, con el fin de disminuir los estigmas y fomentar un ambiente de respeto y aceptación”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.34. 

Respecto a estos tópicos, la igualdad de género tiene un espacio comparativamente menor y menos concreto:  

“Promovemos la igualdad de género y cooperación conjunta en procesos de desarrollo sustentable y sostenible, comprometiéndonos a involucrar en nuestro entorno la búsqueda de justicia social, el ejercicio de los derechos fundamentales y la mejora de la calidad de vida de las personas más vulnerables a través del fortalecimiento de los sectores sociales”. Plan de gobierno de Daniel Noboa y ADN, p.8. 

2. GONZÁLEZ 

Luisa González Alcívar nació en Quito en 1977, pero tiene raíces manabitas y se crió con sus abuelos en Canuto, una parroquia de Chone. 

Es mamá de dos hijos. El primero nació cuando ella tenía 15 años. Se divorció del papá a los 22 y, luego, según ha declarado en varias entrevistas, volvió a ser madre soltera. Para estudiar tuvo que pedirle a su familia que cuidara de su primogénito. Dice que no lo hubiera logrado sin su apoyo.  

La candidata presidencial por Revolución Ciudadana (RC5) es abogada por la Universidad Internacional del Ecuador. Tiene dos magísteres, uno en economía y desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid, y otro en alta gerencia del IAEN (Ecuador). 

En 2008, tras graduarse, inició su carrera como funcionaria pública y llegó a desempeñar varios cargos en el gobierno de Rafael Correa. Fue coordinadora de recursos humanos en la Superintendencia de Compañías; coordinadora de la agenda presidencial (Presidencia); vicecónsul del Ecuador en Madrid; secretaria del Despacho Presidencial y secretaria nacional de la Administración Pública. 

Mientras estudiaba jurisprudencia trabajó en Unibanco S.A., donde ganó un sueldo de 196 USD. Fue asistente de abogados en Petroecuador y formó parte del Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Una de sus maestrías se financió con un crédito del Estado. 

En 2021 fue elegida asambleísta, único cargo de elección popular que ha ocupado hasta la fecha. En su breve paso por el legislativo destacó por aliarse a los grupos provida y oponerse a la legalización del aborto por la causal de violación. Según ella, la interrupción de embarazo no es un derecho; “el derecho es la vida” (del niño/a). Esto le valió numerosas críticas por parte de diversas organizaciones feministas y de derechos humanos, e incluso una oleada de insultos y alusiones machistas por redes sociales.  

En la Asamblea, González también se opuso a la distribución gratuita de toallas sanitarias que se discutió en el marco de la Ley de Salud e Higiene Menstrual. 

En 2007, antes de vincularse a la función pública y al expresidente Correa, el Partido Social Cristiano la postuló como asambleísta suplente para las elecciones constituyentes de ese año.  

Los padres y familiares cercanos de Luisa no son figuras públicas.  

Todos estos datos aportan claves para interpretar lo que sigue. 

2.1. Promesas de gobierno 

En el plan de González y del partido de izquierda que la respalda (lista 5), los términos de nuestro interés que más se repiten son niñas, con ocho menciones; niños (en masculino) e igualdad de género, con seis menciones cada uno, y violencia contra la mujer, primera infancia y cuidado (de menores), con cinco c/u.    

Términos como maternidad, infancia (a secas), familias, equidad de género, violencia de género, violencia sexual, orientación sexual, sexualidad, salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos, también están presentes en varias líneas y párrafos. 

En el documento también se repite dos veces la palabra machismo/machista.  

A diferencia de su rival en el balotaje, este discurso oficial no incluye términos como recién nacidos, identidad de género y lactancia.   

Imagen 3: nube de palabras con los términos de interés más mencionados en el plan de gobierno de González.  

Aunque en el plan de gobierno aparece solo una vez la palabra feminicidio, el problema de la violencia y la desigualdad de género es recurrente en el discurso. Para atajarlo,  González plantea implementar políticas y estrategias intersectoriales:    

“Desarrollar una estrategia multidisciplinaria e intersectorial hacia la erradicación de la violencia intrafamiliar, la violencia de género, y todas las formas de violencia en los ámbitos privados y públicos”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.12. 

“Fomentar la colaboración y la cooperación entre los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y la comunidad en general para abordar de manera integral la igualdad de género y la violencia machista. Esto incluye el intercambio de buenas prácticas, el fortalecimiento de capacidades y la movilización de recursos”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.36. 

“Fortalecer la equidad de género dentro de la Institución, con la creación de una Unidad de Mujeres Policías para la prevención, seguimiento e investigación de Feminicidios, Trata de Personas con Fines de Explotación Sexual y Violencia contra la Mujer”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.19.

“Garantizar el acceso a servicios integrales de apoyo y atención para las mujeres víctimas de violencia, incluyendo refugios seguros, asesoramiento legal y psicológico, y atención médica especializada. Estos servicios deben ser accesibles, culturalmente sensibles y respetar la confidencialidad de las víctimas”. Plan de gobierno de Luisa González y Revolución Ciudadana, p.36. 

“Promover la prevención de la violencia contra la mujer desde una edad temprana. Esto implica la implementación de programas de educación integral en las escuelas, la capacitación de profesionales y la sensibilización de la sociedad en general”.  Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.36.

“Empoderar a las mujeres, brindándoles oportunidades de educación, formación y empleo, así como apoyo para emprender y liderar en diversos campos. Esto incluye políticas de igualdad salarial, medidas para conciliar la vida laboral y personal, y la eliminación de barreras estructurales que limitan su participación y progreso”.  Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.36. 

“Garantizar la implementación y el cumplimiento de los instrumentos internacionales de derechos humanos, incluyendo la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”.  Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.37. 

“Establecer un ingreso económico básico y alternativas habitacionales para las mujeres que padecen violencia”.  Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.37. 

“Luchar permanentemente contra la violencia política contra las mujeres, impulsando políticas de educación y concienciación así como adecuando el aparato sancionador para asegurar el acceso de las víctimas a la justicia y la reparación”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.37. 

Al igual como sucede con el término feminicidio, conceptos como crianza, paternidad y sistema de cuidados solo se mencionan una vez en el discurso oficial, pero sobre ellos se estructuran varias ideas y propuestas. Por ejemplo, si bien no se habla de ampliar y/o modificar las actuales licencias de maternidad y paternidad, sí habla de garantizarlas. 

El plan reconoce la importancia del cuidado de menores y la necesidad de lograr que la vida laboral sea compatible con la vida familiar y el rol de madres y padres:   

“Garantizar licencias de maternidad y paternidad, y plazos especiales para estudiantes y docentes investigadores e investigadoras, teniendo en cuenta los ciclos vitales y la responsabilidad de cuidado de personas dependientes, estén o no a su cargo”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.61. 

“Orientar la política laboral hacia la recuperación y mejoramiento de los niveles y la calidad de empleo, poniendo en el centro del modelo el respeto de los derechos laborales, tanto individuales como colectivos, la estabilidad en el trabajo, las condiciones laborales seguras y saludables, los salarios dignos, el tiempo de trabajo compatible con la vida personal, laboral y familiar de hombres y mujeres, los lugares de trabajo libres de violencia y acoso, la protección de la maternidad y el reconocimiento de padres y madres al tiempo para el cuidado y la crianza”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5,  p.8. 

“Desarrollar legislación para definir los cuidados como un derecho fundamental y una responsabilidad social inseparable de la vida misma, y que garantice su acceso y su provisión de manera universal a partir de una dotación presupuestaria suficiente y de unos servicios públicos adecuados”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.38. 

“Crear un Sistema Nacional de Cuidados que garantice la autonomía funcional de las personas que lo requieran sin que su peso recaiga en los cuidados informales de otros miembros de la familia”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.38. 

En menor medida, el discurso también pone de relieve la necesidad de invertir en la niñez y, especialmente en primera infancia, creando el «Ministerio de Desarrollo Infantil Integral» y declarando a la niñez en emergencia. De la mano con esto, se plantea aumentar el presupuesto de programas alimentarios y nutricionales:    

“Priorizar la inversión de los niños y niñas durante la primera infancia, para lo cual se creará el Ministerio de Desarrollo Infantil Integral y se declarará la emergencia de la niñez: articulando un sistema integrado de atención a la primera infancia y organizando redes de gestión que mejoren las acciones estatales y amplíen las políticas públicas sociales, culturales, de salud, educación, cuidado y vivienda”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.14. 

“Atender la emergencia alimentaria y nutricional, lo que incluye aumentar el presupuesto de los programas alimentarios del Estado y el presupuesto para los comedores y huertas escolares, comunitarias y familiares; implementar una canasta básica de primera infancia”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.14. 

Por último, también se dedica un espacio a derechos, educación y salud sexual y reproductiva, los cuales parecen ser abordados desde la perspectiva de la prevención de la violencia y el respeto a las diversidades:   

“Estamos a favor de la implementación de una educación integral en sexualidad en todos los niveles educativos. Esta educación debe ser inclusiva, basada en evidencia científica, en los valores constitucionales y libre de estereotipos. Promoverá la igualdad, el consentimiento, la prevención de la violencia sexual y el respeto hacia la diversidad”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.35. 

“Defendemos el derecho de todas las personas a tomar decisiones informadas y autónomas sobre su reproducción. Esto incluye el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad y el apoyo integral durante el embarazo y el parto. Reconocemos que el control sobre la propia reproducción es esencial para el bienestar y la autonomía de las personas”. Plan de gobierno de Luisa González y RC5, p.35. 

3. SUMA Y RESTA 

En el plan de González encontramos un total de 82 menciones relativas a los 59 términos que guiaron nuestra búsqueda. En el plan de Noboa, un documento de similar extensión, contabilizamos 34 menciones. 

Desde el análisis cuantitativo, es evidente que la candidata González y su organización política brindaron un espacio comparativamente mayor al tema de la crianza, el ejercicio de la mater-paternidad y el cuidado de niños(as) y adolescentes. Entre los factores que podrían explicarlo, están las experiencias personales de la presidenciable mujer, quien fue criada por sus abuelos e hizo frente a una maternidad precoz, versus las experiencias personales del presidenciable hombre, quien ha vivido una paternidad apoyada en las madres de sus hijos y, probablemente, desconoce varias de las barreras culturales e institucionales que obstaculizan una crianza positiva y una mater-paternidad responsable en el Ecuador.   

En el análisis cualitativo, en cambio, los planes de gobierno parecen no sacarse mayor ventaja, pero sí hay diferencias en cuanto a los contenidos y también respecto a la forma en que estos se abordan: mientras el plan de la centro-derecha tiende a poner el acento en la causa y/o el impacto de los problemas que describe, el documento de la izquierda acentúa las posibles soluciones. Ninguno de los dos profundiza o explica lo suficiente.  

Si bien el discurso de González y RC5 abarca una mayor cantidad de términos y áreas de intervención, casi no toca otros que Noboa y ADN sí especifican en su eventual hoja de gobierno. Un ejemplo es la atención integral a mujeres en etapa de gestación, prenatal, parto y posnatal, una cuestión clave si pensamos en las actuales tasas de desnutrición crónica infantil.  

Aún así, ninguno de los planes o discursos es completo en el sentido de ofrecer respuestas estatales al aborto y a otras problemáticas urgentes que se mencionaron al inicio. En esto quizá tengan mucho que ver los imaginarios y creencias personales de los candidatos y dirigentes de las organizaciones políticas. No se puede olvidar que Luisa González es evangélica y que sus posturas en la disuelta Asamblea fueron en la dirección de seguir vulnerando derechos fundamentales de niñas y adolescentes. Tampoco se puede olvidar que Daniel Noboa fue denunciado por hechos relacionados a su paternidad y que promovió una cuestionada ley.     

* Para realizar este análisis de discurso buscamos, en los planes de gobierno, 59 palabras y términos que se relacionan con los temas que aborda el laboratorio (crianza, maternidades, paternidades, cuidado de menores) y los valores que promueve (igualdad de género, no violencia, corresponsabilidad, nuevas masculinidades, etc.). 

Analizamos el número de menciones o apariciones de cada término, y los mensajes (oraciones y párrafos) en los que cada uno de ellos está inserto. Los mensajes fueron analizados tomando en cuenta antecedentes de la vida personal y política de los emisores (Noboa y González), a los que tuvimos acceso por la prensa, y del contexto social en el que los planes fueron publicados.   

Procuramos ser lo más cuidadosos posibles al momento de buscar y contabilizar las palabras. Desde ya nos disculpamos por cualquier error y ofrecemos el respectivo derecho a réplica (previa verificación de la errata). 

Artículos relacionados